¿Cómo se hereda en Chile? Herederos forzosos

herederos forzosos

¿A quiénes nos referimos cuando hablamos de herederos forzosos?

Cuando escuchamos la palabra “herederos forzosos” inevitablemente nos invaden ciertas dudas, en este blog las aclaramos

Los herederos forzosos son aquellos que por ley deben ser considerados en la repartición de bienes que deja una persona después de su muerte. Se trata de los hijos, cónyuges, padres y hermanos, parientes más próximos del causante (persona que muere)

¿Cómo se compone esta estructura de herederos forzosos?

Las personas mencionadas precedentemente heredan en la forma establecida por la ley. Las diferencias se producen en caso de que haya o no testamento.

Si no hay testamento, se sigue el orden definido en la ley y los herederos forzosos reciben el total de los bienes dejados por la persona al morir. Si hay testamento, los herederos forzosos deben ser considerados a lo menos, dentro del 50% de los bienes, y que la ley denomina, mitad legitimaria, el resto podrá ser destinado por el testador a otras personas.

Infórmate sobre el testamento ingresando AQUÍ.

Órdenes que establece la ley para las asignaciones forzosas

Primer orden de preferencia: hijos y cónyuge sobreviviente

En el caso que la persona fallecida tenga uno o más hijos y un cónyuge o conviviente civil sobreviviente, los bienes se reparten así:

  • En el caso que exista un solo hijo, los bienes se reparten por partes iguales con el cónyuge o conviviente civil sobreviviente y el hijo
  • Si la persona fallecida tiene más de un hijo, el cónyuge o conviviente civil recibe el doble de lo que le corresponde a cada hijo y en ningún caso puede recibir menos de una cuarta parte de esa asignación.

¿Qué pasa si la persona fallecida no tiene cónyuge?

En ese caso, los bienes se reparten por partes iguales entre los hijos, sin incluir a ningún otro familiar dentro de la repartición.

¿Y si no hay hijos?

En ese caso, pasamos al segundo orden de preferencia y que contempla al cónyuge o conviviente civil sobreviviente y ascendientes más cercanos (madre, padre y en caso de que éstos no existan, abuelos)

De esta forma, los bienes se dividen en 3 partes, correspondiéndole siempre 2 partes al cónyuge y 1 parte a sus ascendientes más cercanos.

¿Qué pasa si no hay ascendientes?

Los bienes son heredados en su totalidad por el cónyuge sobreviviente o conviviente civil. Si no existen hijos, cónyuge o conviviente civil sobreviviente ni ascendientes, se debe considerar un tercer orden de preferencia, los hermanos.

Los hermanos heredan por partes iguales. Si es sólo un hermano, éste se queda con el total de los bienes. Esta regla no aplica para hermanastros.

En el caso que el fallecido no tenga hijos, cónyuge, conviviente civil, ascendientes, ni hermanos, pasamos al cuarto orden de preferencia y que corresponde a los colaterales de grado más próximo (tíos, sobrinos, etc.)

Finalmente, si el fallecido no tiene otras redes familiares que las ya mencionadas, el Fisco es quien hereda en un quinto y último orden de preferencia.

¿Los herederos forzosos están obligados a aceptar la herencia?

¡En ningún caso!  El término “forzoso”, no tiene relación a que las personas tengan una obligación de heredar, sino que sólo les entrega a ciertos familiares, la facultad para ser considerados como herederos.

Todas las personas tienen la posibilidad de rechazar una herencia, sea por la razón que sea, sin necesidad de justificar esa decisión.

Plazo de aceptación de la herencia

No existen plazos para aceptar o rechazar una herencia, pero si la persona realiza actos que dan a entender su aceptación pierde la oportunidad para posteriormente repudiarla.

Ante dudas o consultas agenda tu reunión GRATUITA con uno de nuestros abogados AQUI